martes, 09 de febrero de 2010
Hola gente, a través de mi amigo aquí conocido como cartero63 les cuento mi historia. En realidad, cuando se la conté a mi amigo era con la idea de aliviar un poco el sentimiento extraño que sentía, pero el muy degenerado en lugar de darme su apoyo lo que hizo fue convencerme para que la escribiera para publicarla... en fin espero que les guste.

Bueno, mi nombre es Casandra, soy una mujer felizmente casada y soy de casi treinta años, soy un poco alta, de cabello largo y oscuro y bastante liso. Sé que tengo un buen cuerpo porque más de uno me lo dice en la calle. Tengo tetas no muy grandes pero redonditas y tengo un buen culo, lo sé por la forma en que me lo ven los hombres, es más de este atributo me aproveché para conquistar a mi marido. Bueno, esta es mi historia:

Aprovechando que mi marido fue con sus amigos a ver fútbol invité a mi madre y a mi hermana a tomar café en mi casa. Después de una tarde agradable donde compartimos las tres, mi madre se despidió de nosotras quedando únicamente mi hermana y yo.

Mi hermana, que es menor a mí y con tres meses de casada, es una mujer muy bonita (no tanto como yo), de piel clara, un lindo cabello café claro, levemente ondulado, delgada y con un buen cuerpo. Para interés de los hombres sus tetas son un poco más grandes que las mías y bien firmes, su culo levemente más pequeño que el mío pero bien parado y su estómago bien liso (igual que yo).

Bueno en fin, continuando con mi historia, dentro de nuestra conversación le pregunté por su marido:

- ¿cómo te trata? - Como una reina, será que tenemos apenas tres meses, pero no tengo queja alguna - Y cuéntame, ¿cómo es en la cama? - Bien...

- Como que bien!, no hermanita dame un poco más de detalle.

- Pero...

- Pero nada, suelta un poquito más...

- Bueno, pues que te digo, cuando llega a casa busca cenar rápidamente para empezar a seducirme, se me acerca, me acaricia el pelo, luego me abraza suavemente y me besa con pasión. Luego me va quitando la ropa lentamente y apenas me tiene desnuda se me pega a las tetas y me las mama bien sabroso. Te cuento que en ese momento siento como mi coño se moja todo y solo deseo que me meta ese tronco que tiene entre las piernas, por lo que le pido que me la meta y el muy salvaje me la clava de golpe, haciéndome ver estrellas. Siento que sus huevos se estrellan con fuerza contra mí de lo fuerte que me da cuando me coge para luego sentir toda su leche adentro mío...

Sinceramente yo no esperaba una descripción tan gráfica, esperaba que simplemente me dijera que era apasionado o salvaje o algo así, pero no más. Pero en fin, tampoco era nada para impresionarme. Entonces vino algo que no esperaba:

- bueno, y tu marido ¿cómo te coge?... - (ni siquiera tuvo la delicadeza de decir hacer el amor).

- Bueno, él es muy apasionado y lo hace rico...

- A no hermana!, tú me pediste detalle y te lo di, ahora te toca a ti.

- Bueno, empieza parecido al tuyo pero ya no es tan salvaje. Cuando me tiene desnuda empieza a pasar suavemente la palma de sus manos sobre mis pezones, haciendo que se pongan duros. Luego empieza a pasarme las uñas suavemente sobre mi espalda y mis nalgas, para finalmente llevar su mano a mi coño...

En ese momento hice una pausa esperando a ver si mi hermana quedaba satisfecha con mi relato, pero no, pues su respuesta fue "sigue, sigue contando que está interesantísimo"...

- bueno, como te decía lleva su mano a mi coño y empieza a acariciar primero mis pelitos, muy despacio, jugando con los colochos, luego pasa un dedo encima de mis labios y los abre suavemente. Entonces busca mi clítoris y empieza a acariciarlo levemente y cuando ve que ya estoy bien mojada empieza a acariciármelo con más fuerza, en movimientos circulares. De vez en cuando baja y me mete dos dedos en mi vagina y busca mi punto G, para volver a mi clítoris. Hace que me abra totalmente de piernas, dejando expuesto mi coño todo mojado. Entonces me masturba el clítoris con una mano y con la otra me mete tres dedos en la vagina y me coge con la mano hasta que exploto en un orgasmo..... y apenas ve que me estoy recuperando me la clava de golpe y me coge bien rico haciendo que muchas veces tenga otro orgasmo. Luego caemos los dos extenuados y nos dormimos... eso es todo...

Cuando terminé mi relato debo confesar que estaba muy caliente e incluso sentí mi coño un poco mojado. Vi a mi hermana que se quedó muda:

- ¿Qué te pasa hermanita, te quedaste muda? - Es que.... es que... es que eso de que te masturban la verdad a mí nadie nunca me lo ha hecho!, y la verdad es que me encantaría que me lo hicieran!. Cuéntame otra vez cómo es...

- Ay hermanita, te acarician el clítoris con el dedo así - haciendo yo en el aire un movimiento con mi mano como de fricción usando mi dedo.

- ¿Pero entonces?...

- Mira así...

Y sin darme cuenta por impulso empecé a masturbar a mi hermana por encima del pantalón. Ella no dijo nada y se quedó quieta y relajada. Yo le decía "así es ves que fácil" y seguía masturbándola. De repente vi a mi hermana con cara de lujuria y retiré mi mano, pero me la agarró ella y me la volvió a llevar a su coño. Entonces le desabroché el pantalón pero no me atreví a bajárselo, únicamente seguí masturbándola y la verdad lo hacía con gusto.

Ella terminó quitándose todo lo de abajo dejándome expuesto su coño mojado. Yo seguí masturbándola igual como lo hacía mi marido. Ella terminó de desnudarse y me acordé que le fascinaba que le mamaran las tetas, por lo que me les pegué a ellas y procuré darle la mamada de su vida. Yo la veía de reojo y su cara de placer era indescriptible...

Que rico sentir sus pezones duros en mi boca y su coño todo mojado!, sentía sus jugos bajar por mis manos... En fin, el hecho de estar haciendo algo que se considera prohibido y la cara de lujuria de ella hacía que sintiera un placer inmenso el tocar a mi hermana!.

Su clítoris lo sentía inmenso y no sé que me impulsó, pero bajé mi cara hasta estar con ese coño frente a frente, se veía tan hermoso y sin darme cuenta empecé a mamárselo, a mordisquear su clítoris mientras le metía tres dedos en su coño y me la cogía con la mano. Sus gemidos se intensificaron y ya en ese momento mi hermana empezaba a sacudirse por lo que yo intensifiqué mis caricias y no despegaba mi cara de su coño, cuando más gemía y sacudía más placer procuraba darle. Hasta que vino lo inevitable y ella explotó en un tremendo y largo orgasmo...

Nos quedamos un buen rato quietas las dos. Luego yo me levanté y las dos nos miramos y al menos yo sentí vergüenza por lo que pasó y bajé mi mirada, pero al verla desnuda con las piernas abiertas me pareció simpático y se me fue la vergüenza y esbocé una sonrisa maliciosa a la que mi hermana respondió de la misma manera, entonces para romper el hielo le dije:

- entonces ya entendiste como se hace... - dicho en un tono entre irónico y gracioso - por supuesto que entendí, con semejante explicación cualquiera entiende...

Ella se vistió, conversamos brevemente de otras tonteras y finalmente se fue agradeciendo la invitación a tomar café y se despidió diciendo en un tono malicioso "hermana te debo una, la próxima es en mi casa..."

Ese día esperé con ansias a mi marido y lo incité a que me diera una gran cogida pues la verdad la necesitaba...
Publicado por Desconocido @ 14:15  | Filial
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios